Propósito


A veces es difícil explicar las cosas sin el debido reposo, en la apremiante vorágine del día a día.
Y también sucede que esos asuntos muchas veces son complejos, llenos de matices,
o que precisan, para ser bien entendidos, de un oportuno auxilio documental.
Este misterioso cuaderno de hojas infinitas nos permite comunicarnos con calma,
y al mismo tiempo, con inmediatez.
Ese es su propósito.


jueves, 25 de septiembre de 2014

Un nuevo curso. Una encrucijada.

Tras la carrera de obstáculos (y de velocidad) que supone la planificación de un nuevo curso escolar (ese mecano con cada vez más piezas y más difíciles de encajar), que deja al equipo directivo casi sin aliento antes de comenzar la carrera de verdad, la maratón que lleva de septiembre a julio, no es fácil encontrar un momento de sosiego para dejar por aquí alguna reflexión escrita.

Por eso, nuestro blog, que en su día nos pareció que sería un buen medio para compartir alguna idea que sobrepasara las estrictas noticias que van sucediéndose en el carril central de la página web, casi se consume de inanición. La reflexión espaciosa y meditada tiene muchos y poderosos antagonistas: la avalancha de tareas, los apuros de tiempo, las urgencias que concurren cada día, trepando por encima de los proyectos a largo plazo…

Sin podernos comprometer a nada, porque hay que dejar siempre un buen espacio de la planificación a lo imponderable (valga la paradoja), trataremos a lo largo de este curso, al menos, de mantenerlo con vida.

En todo caso, estamos ante un nuevo curso que va a suponer, por varias razones, toda una encrucijada. Circunstancias, unas externas y otras internas, sobre las que será bueno detenerse un instante.

Entre las primeras, estamos a las puertas, para el curso que viene, de la implantación, en la médula de currículo, de una nueva reforma educativa en secundaria. A lo largo de este curso tendrán que estar dispuestos los currículos de 1º y 3º de ESO, así como 1º de bachillerato, los niveles que el calendario legislativo determina que deberán implantarse el próximo ejercicio 2015-2016. También se otean por el horizonte, con la incertidumbre que ello siempre implica, dos importantes convocatorias electorales, una de carácter autonómico (marzo de 2015) y otra nacional (noviembre de 2015), que, en el sentido que sea, dejarán una innegable impronta en materia educativa.


También tenemos importantes compromisos a nivel interno. En primer lugar, este curso debe ser renovado, en su totalidad (en todos los sectores) el Consejo Escolar del centro. Es un proceso que se llevará a cabo durante el primer trimestre y para el que pedimos la máxima participación de la Comunidad educativa, tanto a la hora de votar, como, sobre todo, a la hora de dar el paso y presentarse como candidato o candidata. Tal y como está diseñada la gestión y el gobierno de los centros públicos de secundaria hay mucho de responsabilidad compartida, y es importante que nadie eluda esa responsabilidad. Este curso es también el último de los cuatro a los que alcanza el compromiso del actual director y las distintas funciones por él designadas. 

En suma, una encrucijada en la que se apelará a la responsabilidad y participación de todas las personas que componemos la comunidad educativa del IES “El Piles”. De ellas depende el camino siga nuestro centro en un futuro próximo.