Propósito


A veces es difícil explicar las cosas sin el debido reposo, en la apremiante vorágine del día a día.
Y también sucede que esos asuntos muchas veces son complejos, llenos de matices,
o que precisan, para ser bien entendidos, de un oportuno auxilio documental.
Este misterioso cuaderno de hojas infinitas nos permite comunicarnos con calma,
y al mismo tiempo, con inmediatez.
Ese es su propósito.


viernes, 24 de febrero de 2012

La plantilla para el curso que viene


Ha salido en Educastur la plantilla de personal docente para el próximo curso y su diseño es exactamente igual que para el curso pasado. Ésta es la que antes se daba en llamar "Plantilla orgánica", siendo la antigua "Plantilla funcional" lo que ahora se denomina "Necesidades autorizadas". De momento, la noticia es buena, aunque nos temenos que aún le faltan muchos pasos a este proceso. Esperemos que todo lo que estamos sufriendo con los recortes en el personal no docente no sea una premonición...

lunes, 13 de febrero de 2012

PILESMANÍA

Nuestro centro tiene una muy larga tradición en la publicación de revistas escolares. Sorteando las modas y los fluctuantes niveles de entusiasmo (y sus correspondientes apagones) "Epilespia", que así era el nombre hasta ahora de nuestra publicación, se mantuvo hasta el curso pasado. Si te interesa conocer algunos detalles sobre su larga historia, puedes pulsar sobre este enlace.

Este curso, a juicio del consejo editorial de nuestra revista (cuya elabración está incluida en las actividades de la optativa Proyecto artístico de 4º de ESO), era tiempo de una renovación, comenzando desde su título: "Pilesmanía". Bueno, en realidad, el título tiene la deferencia con el mundo antiguo (que no se pueden imaginar cuánto agradece quien esto escribe), de incluir como primera letra la "pi" griega. Esos días tenemos las paredes del centro llenas de carteles que reclaman colaboración en cualquiera de las múltiples secciones de la revista (pelopilespata, ladrillo y lingote, secciones de cómic, fotografía, creación literaria y artística...). Colaboraciones que pueden entregarse de manera personal en el departamento de plástica, o a través de la siguiente dirección de correo: pilesmania@gmail.com.

Estamos seguros de que va a salir una gran revista, y de que tendrá el encanto especial de la letra impresa, y de que se convertirá en un entrañable recuerdo de los años de instituto. Yo aún conservo las que editábamos en mi centro cuando era estudiante, y también conservo la fascinación que suponía ver multiplicados sobre el papel tus escritos o tus dibujos. A pesar de la revolución digital en la edición y en, en general, en la comunicación, una revista escrita hace suyo, de alguna manera, el viejo adagio latino: uerba volant, scripta manent (lo escrito permanece,  las palabras se las lleva el viento).

sábado, 11 de febrero de 2012

El frío

Ayer, viernes, fue, tal vez, el día más frío de lo que llevamos de invierno. Para celebrarlo (al destino, a veces, hay que tratar de esquivarlo con una broma) tuvimos una pequeña avería en la calefacción. Pequeña, pero suficiente para pasar buena parte de la mañana inermes ante la corriente siberiana. La verdad es que se hizo difícil dar y recibir clase en esas condiciones. Y, a pesar de ello, tanto profesores como alumnos, demostraron unas dosis de comprensión, resignación y hasta cierto punto de buen humor ante la adversidad verdaderamente sorprendentes. Nos merecemos todos una felicitación, por saber anteponer el raciocinio  y la paciencia a la histeria. Tal vez como una mágica recompensa a esa actitud, recibimos también ayer mismo el ingreso que asegura la obra para el cambio de nuestra agonizante caldera por una nueva que, cabe esperar, mejore las condiciones de bienestar del centro en los próximos años. Al menos, también cabe pensar, tendremos una mayor eficacia energética (se amortizará mejor el enorme gasto en combustible, cuyo precio anda en niveles de récord) y una "luna de miel" de unos años sin averías. Cuando termine la "temporada de calefacción", se comenzará con el cambio. Todo un alivio para nosotros, que agradecemos a los responsables que han tomado esta justa decisión.
Una imagen de nuestra vetusta caldera, más elocuente que mil palabras.



Los veintiséis años del edificio principal no han pasado en vano, e igual que han significado la rampa de lanzamiento para muchas personas que gozan hoy de una gran formación y posición laboral, el uso intenso de las instalaciones las ha ido deteriorando poco a poco, y son precisas importantes intervenciones para asegurar el centro moderno y confortable que todos queremos. De pocos edificios se benefica tanto la sociedad, en su conjunto, y tantas personas concretas y tan importantes (nuestros hijos). Supongo que este argumento estará siempre operativo en la cabeza de nuestros responsables políticos.

viernes, 10 de febrero de 2012

Seguimos trabajando en convivencia

Poco a poco, asegurando los pasos, seguimos avanzando para perfilar, entre todos, los dos documentos del Plan de convivencia que consideramos esenciales . El primero de ellos, el que contiene las normas básicas de convivencia, se redactó en su primera versión inspirándonos en la tradición del centro, aunque con algunas aportaciones nuevas. Antes de ser presentado como borrador a los distintos sectores de la comunidad educativa, fue tratado en el seno de la comisión de convivencia del consejo escolar (el día 8 de noviembre del pasado año). A finales de trimestre, los delegados y representantes de los alumnos en el consejo escolar tuvieron la ocasión de revisarlo, en la jornada de formación que celebramos con ellos dos días antes de vacaciones. También en el tercer trimestre se entregó a los miembros de la CCP el borrador, para que los profesores hicieran, a través de sus departamentos, las aportaciones que les parecieran oportunas. En sucesivas sesiones, a lo largo de lo que llevamos de curso, se han ido discutiendo y encajando esos matices.

De este largo y laborioso peregrinar por distintas sensibilidades y maneras de ver las cosas, hemos obtenido un documento que ha alcanzando unas dosis estimables de consenso y aceptación y, por tanto, de legitimidad. Sólo le falta la aprobación del consejo escolar, último trámite antes de entrar en vigor. Si tienes curiosidad por leerlo, puedes enlazar con él desde aquí.


Muy vinculado con este documento está el carné de convivencia. Consiste en una suerte de seguimiento a lo largo del curso del comportamiento general del alumno, parecido al "carnet por puntos" de las disposiciones de tráfico. Partimos con un número de puntos (20), que se van restando al ritmo que se vayan cometiendo acciones contrarias a las normas de convivencia, y dependiendo de la gravedad de éstas. Naturalmente, hay límites significativos (15, 10, 5 puntos) que, al incurrir en ellos, tienen aparejada una corrección, más intensa cuanto menor sea el número de puntos restado. Como tendremos ocasión de dar detalles más adelante, insistiremos sólo en una cuestión, muy importante. Las faltas de asistencia injustificadas, así como los retrasos, también injustificados, son considerados por la normativa como acciones contra las normas de convivencia. Y así lo son, pues perturban notablemente el discurrir normal de una clase. El caso es que, tradicionalmente, han quedado impunes, por mucho que nos rasguemos las vestiduras lamentando una actitud tan poco responsable. Pues bien, el carnet de convivencia nos da la oportunidad de intervenir contra esta costumbre tan arraigada como desconsiderada e irresponsable.

El reto es describir con precisión nociones tan importantes como "falta justificada", "retraso", ponderar los partes de convivencia de acuerdo con la distinta relevancia de los hechos descritos en él y su consecuente traducción en puntos, determinar las acciones que puedan considerarse como atenuantes y, por tanto, sumar puntos positivos. Y el reto, aún mayor, es aplicar el sistema de manera coordinada y concienzuda por parte de todo el claustro.

Pues en ello estamos, con la esperanza de tener este importante instrumento bien afinado para el próximo curso.

sábado, 4 de febrero de 2012

La nueva codificación de espacios

Se nos ha ocurrido, para facilitar las labores de mantenimiento, la gestión de las llaves y, en general, para dotarnos de un sistema de nomenclatura de los espacios más coherente y totalizador, cambiar los criterios de codificación de los espacios vigentes hasta la fecha. Estas cosas, preciso es confesarlo, a pesar de haber sido consultadas en una sesión de la CCP y en el grupo de trabajo, entre otras instancias y personas significativas, dan un poco de vértigo. Se modifican rutinas tan añejas que es difícil evitar la zozobra que seguro que siente un sacrílego involuntario.

Una de las pegatinas de la nueva codificación

Todo lo atenúa , sin embargo, el hecho de que el sistema de humildes pegatinas que hemos empleado es reversible, y el obsesivo despliegue alfanumérico que ha invadido el centro no deja de ser un ensayo general, una propuesta de la que pronto sabremos si cuenta con el beneplácito, el rechazo o la indiferencia mayoritarios. También se puede decir a su favor que el coste de la operación, cuestión importante en estos tiempos que corren, es prácticamente nulo.

Por otra parte, los criterios son muy simples: además de la presencia de nuestro logo, el sinuoso río Piles y el punto amarillo de su segunda letra, y de la denominación del espacio en español y en inglés (este curso son ya ciento trece los alumnos que cursan el programa bilingüe), se expresa la planta con las letras A, B o C, según se corresponda, respectivamente, a la planta baja, a la primera o a la segunda, con independencia (y esto es importante tenerlo en cuenta) del edificio en cuestión. A la letra le sigue un número correlativo que comienza en el extremo derecho de los pasillos principales corriendo por uno de sus lados y volviendo por el contrario. Luego se añaden los espacios correspondientes a las plantas en la Casa Blanca y las extensiones del gimnasio y la cafetería (así llamadas para entendernos).

El sistema no parece difícil de comprender, lo más arduo es pasar de una rutina a otra y, tal vez, acostumbrarse a numeraciones más altas de lo normal, al incluir tantos espacios hasta ahora anónimos.

Sea como fuere, adelantamos nuestras disculpas a quienes incomode este nuevo sistema o le cause algún problema de orientación. Con este fin dejaremos convivir ambas rotulaciones durante una buena temporada, y, si cuaja la opción que proponemos, más adelante será cuestión de reforzarla con unos indicadores como es debido.

jueves, 2 de febrero de 2012

Campaña de limpieza

Cuando en agosto de 2008 se venían las bolsas abajo y el susurro de la crisis se iba convirtiendo en un clamor, todavía pensábamos que sería uno de tantos baches económicos superables con más o menos rapidez. Pero ahora ya está claro que nadie estamos a salvo de su onda expansiva y que, con mayor o menor rigor, nos ha llegado o llegará a todos.

Si miramos hacia nuestros institutos de secundaria, uno de sus últimos efectos ha sido la congelación o contracción de las plantillas de personal laboral, según la suerte que haya tenido cada cual. Si por distintas circunstancias (concursos de traslados, jubilaciones, incluso decesos), alguna persona de este colectivo abandonó el centro a partir de este verano, ha sido prácticamente imposible la reposición de esa plaza. El criterio para disponer un mayor o menor número de efectivos en el personal laboral no puede ser la suerte, y en eso esperamos que esté la administración.  

Nosotros, en este ámbito, no hemos podido tener peor fortuna. Tres de las limpiadoras, dos por concurso de traslados y una tercera por jubilación, han dejado nuestro centro en este curso, y sólo se compensó esta carencia con una sustituta. En definitiva, de las cuatro personas a jornada completa y una más a media jornada que teníamos tradicionalmente, hoy sólo tenemos "dos y media". Dicho en otras palabras, casi se nos ha ido la mitad de la plantilla.

Además de nuestras insistentes reclamaciones ante la administración, estos días hemos puesto en marcha una campaña de concienciación para que todos los que convivimos en este centro echemos una mano a estas personas, sobrecargadas de trabajo, y que han manifestado una encomiable disposición y profesionalidad en circunstancias tan exigentes.

Con el cartel que aparece en esta entrada como enseña, hemos recorrido todos y cada uno de los grupos, tratando de hacer ver a nuestros alumnos que antes que las matemáticas, la lengua o el inglés, hay una educación más esencial y primaria, la del civismo y la solidaridad con los demás, que tenemos una gran ocasión, en estas circunstancias, de poner de manifiesto.

Bien mirado, ¡se pide tan poco...! Que tires los papeles, los envoltorios de comida, de chicles o caramelos, las bolsas de patatas fritas, las tajaduras del lapicero... a la papelera, y no al suelo. Y que coloques las mesas y las sillas, después de la última hora, de manera que les facilites un poco el trabajo a quienes tratan de hacer tu segunda casa (el instituto) lo más habitable posible.

¡A ver si podemos hacer bueno (hasta que volvamos a tener el personal que nos corresponde y necesitamos) aquello de que "no hay bien que por mal no venga"!