Propósito


A veces es difícil explicar las cosas sin el debido reposo, en la apremiante vorágine del día a día.
Y también sucede que esos asuntos muchas veces son complejos, llenos de matices,
o que precisan, para ser bien entendidos, de un oportuno auxilio documental.
Este misterioso cuaderno de hojas infinitas nos permite comunicarnos con calma,
y al mismo tiempo, con inmediatez.
Ese es su propósito.


viernes, 28 de octubre de 2011

El curso avanza

La aprobación de la PGA por parte del Claustro y del Consejo Escolar (como también las primeras reuniones de los equipos docentes) son una especie de pequeño Rubicón cuyo tránsito nos mete de lleno en la dinámica del curso. Los horarios se van memorizando, se van asumiendo las rutinas, se vislumbra con cierta claridad dónde van a anidar los principales problemas (aunque nunca hay que subestimar su capacidad de generación espontánea e imprevisible). Con relación a estos últimos, se me ocurre pensar que casi todos aparecen cuando nuestro centro, un centro educativo, pierde algo de su esencia. Un centro educativo, para ser fiel a su nombre, es un lugar donde un gran grupo de personas acude a aprender y otro, más pequeño, acude a enseñar. Enseñar y aprender, aprender y enseñar. Cuando esta sencilla ecuación no se cumple, cuando hay quien llega con cualquier otro propósito, o sin propósito conocido, el centro educativo se resiente y sufre, y dilapida una enorme cantidad de energía e ilusión.

Pero hoy es viernes, y tenemos un puente por delante, para reposar un poco después del primer tramo de curso. Así que lo mejor será acampar a las orillas del humilde Rubicón, y tomarse unos días de descanso antes de poner de nuevo a andar a legiones hacia el sur, a ver qué nos depara esta nueva campaña.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Echamos a andar los grupos de trabajo

Este miércoles (hoy) echamos a andar los grupos de trabajo. Este curso nos hemos aventurado con tres grupos, muy heterogéneos entre sí, y, por tanto, complementarios. Uno de ellos tratará de mejorar la menera en que realizamos alguna de nuestras muchas actividades a través del diseño e implantación de un sistema de gestión. Es un empeño muy ambicioso y difícil (y a muy largo plazo), pero que acometemos con modestia y pragmatismo, dando cualquier mejora, por pequeña que sea, por buena. En este grupo sólo participamos profesores.

Muy distinta orientación tiene otro de los grupos, un club de ciencias, que trata de implicar a los alumnos en la "aventura científica". Se trata de un proyecto interdisciplinar, que cuenta con la participación de diversos departamentos del ámbito científico, y cuyo principal objetivo es acercar estos conocimientos a nuestros alumnos de una manera más amena e informal (en el buen sentido de la palabra), que la que imponen la dinámica y exigencias de un currículo académico.

Por último, un tercer grupo focaliza su atención en el placer de la lectura compartida (un club de lectura). En un principio, está abierto a la participación de profes y padres y madres, aunque, si la iniciativa tiene éxito, se podría extender en un futuro próximo a alumnos muy interesados en la lectura. La lectura singular de un libro es, inevitablemente, una versión del mismo (se podría decir que un libro se multiplica en cada uno de sus lectores). Por eso es tan interesante poner en común todas esas versiones y ver cómo se enriquece  y llena de matices nuestra humilde y silenciosa lectura privada.

Todos los grupos se inician con una gran ilusión y, también hay que decirlo, con una gran generosidad, pues, fuera de algunas horas de formación que a estas alturas casi nadie precisamos, no vamos a recibir compensación alguna por dedicar estas tardes al beneficio del centro que no sea la propia que genere nuesrtro interés y trabajo, tras una jornada matinal muy intensa y exigente.

jueves, 13 de octubre de 2011

Las competencias básicas

Nuestra administración educativa ha establecido, a través de la circular de principio de curso, como primer objetivo estratégico para este ejercicio escolar (objetivo que debemos compartir los centros educativos que de ella dependemos) el desarrollo y evaluación de las competencias básicas. En la próxima CCP (la de mañana) abordaremos esa cuestión, y hemos diseñado un sencillo plan para hacerlo. A ver qué os parece. La documentación del mismo, como siempre, en el "almacén de archivos".

Con todo, lo primero que debemos hacer es afrontar el asunto con la tranquilidad que nos proporcionan los resultados de la evaluación de diagnóstico del curso pasado que, a pesar de las altas expectativas que en la misma se presumen para nuestro centro, deparó unos resultados en las dos competencias evaluadas (matemática y de conocimiento e interacción con el mundo físico) que estuvieron dentro del umbral esperado.

Pero más allá de los resultados concretos, lo que parece deducirse de la formulación del objetivo, es la necesidad de una reflexión sobre un asunto que no parece nada fácil, la adaptación de la enseñanza tradicional del currículo y de la evaluación de la misma a una nueva perspectiva cuya formulación y justificación teóricas (como suele suceder) parecen mucho más sencillas que su aplicación práctica en el día a día del aula.

Este nuevo enfoque, emanado de las directrices de la OCDE y asumido por la Comisión Europea, y, en consecuencia, por nuestro país (a partir del desarrollo de la LOE), impera actualmente en los planes de evaluación de los sistemas de enseñanza (tanto en el informe PISA como en las evaluaciones de diagnóstico), tal vez antes de que haya calado en la convicción de los docentes que debemos aplicarlo. Esta brecha, la "brecha de siempre" entre los macrodiseños y la micropráctica, por decirlo de alguna manera, supongo que es lo que se quiere ir reduciendo al dar tanto énfasis a un objetivo como éste, además de, claro está, hacer un buen papel en los exámenes, tanto nacionales como internacionales, a los que se somente a nuestro sistema educativo.

Por otra parte, es obvio que las nuevas formulaciones terminológicas hablan de realidades que ya existen (si bien se mira, las ocho competencias básicas han sido y son perseguidas, de manera más o menos explícita, en nuestra práctica docente), y lo que hay que hacer es, en todo caso, reorganizar y reintepretar lo que hacemos a la luz de este nuevo enfoque.

Los que tenemos algún pasado seminarista, por remoto e infantil que éste sea, no podemos evitar etablecer asociaciones improcedentes entre los grandes pronunciamientos (en cualquier orden que se nos ocurra), y tantos precedentes bíblicos que tuvimos que aprender (por cierto, ¿a qué competencia podríamos atribuir  aquel aprendizaje?). Ocho son las competencias, a juicio de los oráculos modernos, necesarias para conseguir una persona perfectamente preparada para afrontar los retos del mundo moderno, como ocho eran las bienaventuranzas que le garantizaban entoces la conquista de la felicidad eterna.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Sobre la huelga

Para mañana, día 6, hay convocada una huelga de estudiantes. Con independencia de los motivos que se invoquen en su defensa, es oportuno recordar lo que dice nuestra normativa al respecto de este tipo de "manifestación de discrepancias de manera colectiva". El documento básico es el Decreto 249/2007, que regula los derechos y deberes del alumnado y las normas de convivencia en el ámbito de nuestra autonomía. Aunque en su día fue muy comentado, y con cierto escándalo, el reconocimiento que se hacía del derecho de huelga entre los alumnos (para ser precisos y utilizar de la corrección política del decreto, de lo que se habla es del derecho de "inasistencia a clase"), en realidad, a la hora de ejecutar ese derecho, se tienen que cumplir unas condiciones bastante exigentes que es bueno que todos conozcamos. En el artículo 10 se van desgranando estos requisitos:


a) Tiene que existir una propuesta de inasistencia a clase que, por otra parte, sólo pueden presentar los alumnos/as del segundo ciclo de ESO y de Bachillerato. La huelga no existe para los de primero y segundo de ESO.

b) Esa propuesta habrá de ser razonada, y sus razones, motivadas por discrepancias de carácter educativo. Esto excluye la validez del clásico papel arrugado lleno de nombres y firmas sin ninguna otra indicación, o alegar como motivo, por ejemplo, una posición determinada ante una guerra, ante las corridas de toros o sobre la eutanasia.

c) La propuesta ha de presentarse por escrito a la dirección del centro, siendo canalizada a traves de la Junta de Delegados, y con una antelación mínima de diez días a la ejecución del derecho.

d) La propuesta debe presentar el aval de la mayoría absoluta de delegados y delegadas de grupo, o de un cinco por ciento del alumnado matriculado en esta enseñanza.

e) La dirección del centro examinará la propuesta y verá si cumple con todos los requisitos. Si es así, será sometida a la consideración de todos los alumnos/as del centro del nivel aludido (es decir, con excepción del primer ciclo de ESO), que la aprobará o rechazará en votación secreta y por mayoría absoluta, tras ser informados previamente a través de sus delegados/as.

Está claro que el legislador trató de extremar las garantías para que el derecho de huelga (o inasistencia a clase, si lo preferimos llamar así) no se frivolizara, y se reservara para ocasiones de excepcional gravedad.

Tal vez haya quien no se atenga a normativa tan exigente y haga la huelga por su cuenta. Debe saber que su "inasistencia a clase" no se está ejerciendo como un derecho y que será considerada, a todos los efectos, como una falta no justificada. Y también debe saber que se está saltando a la torera la normativa vigente que, nos guste más o menos, es preciso respetar en un estado de derecho como el nuestro.

martes, 4 de octubre de 2011

Estamos de elecciones

Con el anuncio de la constitución, para el próximo día 18 de octubre, de la Junta electoral, se inicia el proceso para la elección de representantes de los alumnos/as en el Consejo Escolar. Este curso ha quedado un puesto vacante y, de acuerdo con la normativa vigente, debe ser cubierto mediante elección. Afortunadamente, la representación de los demás sectores de la comunidad educativa se ha podido mantener con los electos y los electos suplentes, así que, en principio, parece que no serán necesarias nuevas elecciones hasta la renovación total del órgano, allá por el curso 2013-2014.

Por otra parte, acometemos estos días la elección de delegados de grupo. Este es un trámite que muchas veces se lleva a cabo, por parte de los alumnos sin toda la seriedad que este acto debiera implicar. Para empezar, es una de las primeras prácicas de democracia formal que conocen en su vida, y es bueno que perciban esa seriedad y rigor en los procedimientos como algo consustancial a las garantías del sistema democrático. Por otra parte, están eligiendo a su representante, a una persona que va a defender sus derechos y sus puntos de vista ante la Dirección y otros estamentos del centro. No se trata, por tanto, de un concurso de popularidad o simpatía, sino de la elección del más cualificado para ser un buen interlocutor, un buen mediador, una persona responsable, que no olvide sus obligaciones y que mire por el interés del grupo en todos los sentidos (desde tratar de mantener un buen clima de convivencia hasta preocuparse por la conservación del mantenimiento del aula en las mejores condiciones, pasando por otras muchas tareas, como representar a su grupo en la Junta de delegados, o ser el interlocutor preferente con el tutor del grupo y sus profesores). En suma, que deberíamos hacer mucha pedagogía para que nuestros chicos y chicas asuman esta elección con la seriedad y reflexión que merece.