Propósito


A veces es difícil explicar las cosas sin el debido reposo, en la apremiante vorágine del día a día.
Y también sucede que esos asuntos muchas veces son complejos, llenos de matices,
o que precisan, para ser bien entendidos, de un oportuno auxilio documental.
Este misterioso cuaderno de hojas infinitas nos permite comunicarnos con calma,
y al mismo tiempo, con inmediatez.
Ese es su propósito.


jueves, 29 de septiembre de 2011

Una precisión lingüística


Ayer recibí la cariñosa, sabia y muy pecisa amonestación de un compañero por el mal uso que estaba haciendo de la palabra "efemérides". Y, como es muy cierto lo que me decía, y estuve todo el curso pasado utilizando con notable incorrección el término (tan a propósito para el XXV aniversario que celebrábamos), me parece justo hacer una palinodia pública, más que nada, para expiar el eventual pecado de haber inducido a alguien a compartir conmigo esa fuerza intolerable que hacíamos a nuestra hermosa lengua española.  Resulta que el término, de transparente progenie griega ("lo sucedido en el día", vendría a ser su significado etimológico), tiene una forma plural y otra singular, que, si bien en algún extremo, solapan su significado, en esencia se refieren a dos cosas diferentes: efeméride es la celebración de un aniversario (lo que nosotros hacíamos el curso pasado), mientras que efemérides hace referencia, entre otras cosas, a sucesos notables ocurridos en la fecha, pero en años anteriores. Pero nuestra falta de respeto a la lengua no fue tanto (que también) su mal uso semántico, sino el haber forzado la morfologia haciendo pasar un plural por un singular, lo que entra en el terreno de lo intolerable. En todo caso, deberíamos haber hablado de "estas efemérides", pero nunca incurrir en el solecismo de "esta efemérides". Aunque no corren buenos tiempos para la precisión lingüística, atropellada, entre otros, por las nuevas tecnologías, yo soy un señor antiguo que aún sabe, más que aplicarla, valorarla, y que agradece las correcciones que, fruto de la ignorancia, la precipitación o el descuido, merece su mal uso.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Repetidores de 1º de Bachillerato

Se han suscitado algunas dudas sobre en qué condiciones los repetidores de primero de bachillerato tienen derecho a reservar sus calificaciones del pasado curso. Para deshacer posibles equívocos, exponemos aquí el criterio de la normativa vigente:

A) Si se repite con tres o cuatro asignaturas, el alumno/a ha podido optar por tres posibilidades a la hora de formalizar su matrícula:
1) matricularse de solo esas materias (opción escogida por nuestros repetidores).
2) matricularse de todas las del curso, reservando las calificaciones obtenidas en las materias aprobadas.
3) matricularse de todas las del curso, no reservando las calificaciones.

B) Si las materias suspensas son cinco o más, se repite primero de bachillerato sin reserva de calificación alguna, como, si (para entendernos) se cursara por primera vez.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Nuevo calendario de REDES y evaluaciones

Siguiendo la práctica que obligó el curso pasado al traslado a julio de la "selectividad de septiembre", también se adelanta este curso la fecha de la segunda evaluación, para compensar un poco la  extrema brevedad del tercer trimestre en segundo de bachillerato. Aunque este curso los trimestres son más equilibrados que el pasado, el último sigue siendo demasiado corto. En suma, que se nos había pasado esa circunstancia y fue muy oportuno que se nos recordara en la CCP, para que pudiéramos enmendar la omisión. En el almacén de archivos está la versión del documento actualizada.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

El torbellino

Hoy hemos cumplido nuestra primera semana de clases (¡Vaya efeméride!, dirán, con razón, quienes acumulen a sus espaldas un pesado bagaje en estas tareas). Sin embargo, para nosotros, ver cómo las cosas siguen su ritmo normal (mérito, en buena parte, de la diosa Inercia), es todo un acontecimiento. También es verdad que, dentro de ese ritmo normal, gira enloquecido un incesante torbellino (en uno de los sentidos que da a la palabra el diccionario: "abundancia de cosas que ocurren a un mismo tiempo"). Torbellino que no nos ha dejado un momento de reposo para sentarnos a redactar antes la segunda entrega de esta "hoja parroquial".

La verdad es que todo parece estar pensado para que así sea. Resulta, por ejemplo, que la actividad más importante en la planificación del curso (el diseño de los grupos y la confección de los horarios), se comprime en seis días, sujetos a una notable e imprevisible variabilidad en las condiciones del cálculo. Una suerte de implacable cuenta atrás llena de sobresaltos e incertidumbres. Luego está el agudo contraste de perspectivas: la visión general que tiene quien observa el conjunto, y el concreto y aislado (y no por ello, menos legítimo) interés personal de cada cual. Al final, estos pobres demiurgos acaban siempre un poco frustrados, porque su máxima aspiración es la felicidad de todos, y eso es más que imposible. En cualquier caso, para una mente tan poco mecánica como la mía, ha sido sorprendente contemplar cómo se han desenvuelto nuestras jefas de estudios entre ese dédalo impenetrable de optativas, asignaturas enlazadas, desdobles, preferencias, incompatibilidades horarias y de espacios... y salir airosas. Por lo que a mí respecta, muchas felicidades por vuestro trabajo.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Empezamos

Antes de nada, te agradecemos la entrada en nuestro blog y te damos la más calurosa bienvenida. Si no has llegado hasta aquí por una carambola cibernética, sin duda sabrás que el presente curso se ha producido un cambio en la dirección de nuestro instituto. La directora y la jefa de estudios (Nieves Fernández y María Jesús Bazús), tras un sexenio al frente de la responsabilidad de dirigir el centro (con la ayuda, claro está, de sus compañeras de equipo), han dejado sus cargos para volver a dedicarse a tiempo completo a lo que, me parece, más les gusta: dar clase. Cada vez que hemos tenido ocasión les hemos expresado nuestro agradecimiento, tanto por estos años de dedicación plena al instituto, como por las facilidades y la buena disposición que han tenido con las personas que les hemos sustituido en su cargo.

Este curso comienza, por tanto, con una importante novedad, un nuevo equipo directivo. Y es de cortesía, antes de seguir adelante, comenzar por presentarse. El nuevo director, encargado, entre otras cosas, de escribir este blog, es Gerardo Manrique Frías. La nueva jefa de estudios es Elena García Naves, que ejerció durante varios cursos como responsable de nuevas tecnologías. En la jefatura de estudios adjunta sigue Encarna Grande Colinas, y también sigue como secretaria Marisol Vega Fernández. Encarna y Marisol, con su mucha experiencia y generosidad, han hecho posible que la nave haya zozobrado lo menos posible en los torbellinos que, inevitablemente, se forman al pasar de un mar a otro. Del buen carácter y enorme capacidad de trabajo de mis tres compañeras de viaje, huelga hacer ningún comentario.

Una de las propuestas del proyecto de dirección que acompañó el pasado curso a nuestra candidatura era el de la mejora de la comunicación interna. Y en ella se contemplaba, de manera específica, la edición de un "blog de la dirección". Aprovechando las facilidades de las nuevas tecnologías, nos parece una forma interesante de comentar con calma, apartados del tráfico frenético de las mañanas, las iniciativas que vayamos llevando a cabo y, en general, cualquier aspecto de la vida del instituto que nos parezca que deba ser aclarado o, simplemente, glosado. Como su lectura es voluntaria, no nos da apuro cometer el pequeño pecado de vanidad que implica la edición de cualquier blog. Con parecida intención hemos instalado, también, un monitor en el vestíbulo del instituto, que tratará de hacer  llegar más lejos la información que muchas veces se nos queda por el camino en el papel escrito.

Por otro lado, y en cierto sentido, seguimos la estela marcada por el blog que el pasado curso dedicamos al XXV aniversario de la puesta en marcha del IES "El Piles".  La modesta investigación (o, casi mejor, reflexión) que sobre la historia y avatares de nuestro centro supuso esa celebración, nos hacen ver que no somos sino un eslabón más en una larga cadena que ya va engarzando a los padres con los hijos, y que no tardará en hacerlo con los nietos. La responsabilidad que asumimos (por momentos, abrumadora) es tratar de trazar algún eslabón más de esa cadena, y dejarla en las mejores condiciones posibles para quien venga detrás de nosotros.

Y para terminar por hoy, día de presentaciones, sólo resta agradecer a un alumno de nuestro centro (hoy ya en la universidad), Germán Hevia, la fotografía que ilustra la cabecera de nuestro blog, con la que ganó el concurso que conmemoró, el curso pasado, nuestros veincinco años de historia. Y valga esta mención para recordar, por si no fuera evidente, que nuestros alumnos y alumnas son la razón de ser del instituto, sin los cuales no estaría en pie esta complicada fábrica. Pero de esto, y de otras muchas cosas más, ya hablaremos otro dia.